25 de febrero de 2010: un día triste - Enrique Martínez Bermejo
1784
post-template-default,single,single-post,postid-1784,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

25 de febrero de 2010: un día triste

25 de febrero de 2010: un día triste

Durante esta semana, a raíz de la votación que se llevó a término ayer en el Senado, tuve la ocasión de comentar con algunas miembros del PSOE sobre la Ley de Salud Sexual y Reproducción, con la que el Grupo Parlamentario Socialista junto a su Gobierno quería aprobar el aborto libre en España, sin ningún tipo de condena para nadie. La conversación fue muy muy agria, porque al padre, al hombre, tan necesario en la procreación de una nueva vida, se le quiere quitar su protagonismo. Las hordas feministas de este pais han pretendido siempre que, nosotros, los padres, no tengamos ni voz ni voto en el futuro nacimiento de nuestros hijos. Las mismas personas trataron de recordarme que, en el embarazo, la única persona que tiene voz y voto es la madre; ni siquiera el bebé que va a nacer. Es algo evidente, porque aun no puede hablar, está indefenso, come, respira… a través del cordón umbilical que le une a su madre, etc, etc, pero es una VIDA HUMANA, y no, como algunas trataban de convencerme, “bueno es un espectro, es una semillita”. Basta ya de tanta ignorancia. Las mujeres, llamadas progresistas, junto con muchos hombres, han pretendido durante mucho tiempo hablar del aborto, como un derecho, no sé si fundamental, o no, pero es lo que han pretendido.

Les recuerdo a sus señorías, que los derechos, al menos en nuestro Ordenamiento Jurídico, se otrogan a las personas, en razón de lo que son, personas. No se otorgan por el genero que cada uno tenga. Porque, entonces, como les comentaba, si a mi me gusta correr, por qué no me asiste el derecho a correr, a circular a 300km por hora, sin recibir ningún tipo de sanción; o, por qué no me asiste el derecho a educar a mis hijos de una forma que yo considere oportuna, sin necesidad de estudiar una asignatura, que lo único que trata es de desnaturalizar a nuestros hijos, al hacerles entender que todo vale.

Ayer, 25 de febrero de 2010, fue un día muy triste, para nuestra joven democracia: el Senado, mejor dicho los senadores socialistas, aprobaron esta ley; ley que conculca el derecho a matar a todo aquel no nacido, que no quieran que nazca, porque no les venga bien, o por lo que sea. En esa agria conversación reclamé a algunas personas del PSOE, por qué su partido no promueve alternativas al aborto, como ayudas económicas, ayudas por tener más hijos, más de dos. Ayudas para la escolarización allí donde quieran los padres. No de esas cosas no quieren ni oir hablar. Pretenden que nos callemos aquellos que queremos tener mas de dos hijos.

Trascribo a continuación la nota de prensa de la Asociación Provida, con ocasión de la aprobación en el Senado de esta ley, lo siento, porque es muy dura, posiblemente hiera algún tipo de sensibilidad, no es mi intención, pero si lo es, que nuestras conciencias estén preparadas para oir cosas duras en tiempo difíciles. Ya está bien de tanta hipocresia: en el aborto hablamos de VIDAS HUMANAS, no de objetos, de piedras, de un quiste, que a nuestro antojo podamos decidir quien merece la pena que viva y quien no. En un momento de la aludida conversación, una militante del PSOE, sugirió que aquellos bebes que fuesen a nacer con una malformación, no merecía la pena que viviesen. Quien habla así, permitanme la licencia, lecciones de democracia que las de en su guetho, no en España.

Pero este terrible día, lejos de desanimarnos, nos urge a actuar más fuerza, cariño y dedicación hacia los no nacidos y sus madres y hacia tantas personas que necesitan curarse de las heridas del aborto

Tras la votación de la Ley del aborto

25 de febrero de 2010

Tras la votación de la nueva ley del aborto, queremos manifestar nuestro dolor por los no nacidos, que quedan por ley despojados de todo su valor y sus derechos, por las mujeres embarazadas en dificultades, y especialmente por quienes han puesto el pulgar hacia abajo, entre tantas mentiras y prepotencia. Agradecemos su trabajo a los senadores y diputados que han defendido la vida de todos y se han implicado de corazón en defender a los más inocentes y débiles. Ellos nos reconfortan y nos hacen no perder la confianza totalmente en el poder de servicio al bien común que debe tener la política.

A los que se regocijan porque ha salido adelante esta inicua ley, les transmitimos nuestro más sincero pésame porque su conciencia y la historia les pasarán factura. No nos gustaría estar en su piel en estos momentos. Sólo la maldad o una culpabilísima ignorancia pueden justificar tan sibilinamente una ley que de principio a fin impone la cultura de la muerte como norma suprema. Sus mandatos pasarán pero nadie podrá recuperar las vidas que por su decisión van a eliminarse de la forma más cruel e inhumana. A quienes disfrazan de libertad el asesinato de inocentes y dan la espalda a los problemas de las mujeres les deseamos que a lo largo de su vida puedan arrepentirse y reparar en algo el sufrimiento que va a arrastrar el cuerpo y el alma de tantos seres humanos. Nos produce una inmensa pena y una profunda indignación la mentira, el encubrimiento de quienes se enriquecen con sangre inocente y los favores políticos a cambio de un voto de muerte.

Pero este terrible día, lejos de desanimarnos, nos urge a actuar más fuerza, cariño y dedicación hacia los no nacidos y sus madres y hacia tantas personas que necesitan curarse de las heridas del aborto. Esta lucha no ha sido inútil y estamos seguros que muchos más se unirán a la defensa de la vida humana y su dignidad, porque hay mucha gente buena en nuestra querida y maltrecha España.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies