Descargas vs Streaming
2153
post-template-default,single,single-post,postid-2153,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

descargas vs streaming

descargas vs streaming

La industria de los contenidos, cada minuto que pasa, se hace cada vez mayor y se nutre de múltiples formulas para que los usuarios lleguemos a ellos.

En muchos casos y lugares del planeta esto es real, si bien en otros, quienes descargan contenidos, de forma indiscriminada, están catalogados, cuanto menos, como delincuentes.

En tres ámbitos del ocio, sin embargo, se imponen modelos de negocio, que aun siendo de pago en muchos casos, han permitido a sus promotores convertirse en modelos a seguir, frente a aquellos que defienden las descargas indiscriminadas con el afán de comercializar con dichos contenidos, y convertirse en personas non-gratas.

Muchos de aquellos que hemos realizados descargas de contenidos hemos sido defenestrados, calumniados y, en ocasiones, vilipendiados, por el hecho de descargar contenidos para nuestro uso y disfrute. Muchos han sido considerados como delincuentes de los derechos de autor por consumir “x” contenidos en compañía de mas gente, en un evento familiar, al interpretar una obra de teatro, etcétera, etcétera.

Esta situación está cambiando hacia un panorama diferente, en el que hemos pasado de las descargas de contenidos para consumo propio, a un sistema mixto de micro pago y pago por consumo que salvaguarda, como no podía ser menos, el manido derecho de autor con el que a algunos se les llena tanto la boca.

El ejemplo mas reciente es el de iTunes, con la llegada al Store español de titulos de películas de todos los tiempos, en unos casos facilitando el modelo free, y en otros un modelo de pago por visión, lejos del formato dvd o el reciente formato blueray, que tienen un coste desorbitado.

Apple ha querido atender las demandas del usuario que desea consumir un canción concreta de un artista, una película de un actor o un libro de tal o cual escritor, sin necesidad de ir a la descarga y compra total de la totalidad de la obra de un artista.

Un caso parecido es el de Spotify, aunque con unas diferencias sustanciales: en este modelo de negocio existen tres posibilidades para consumir contenidos musicales:

1. La escucha de contenidos musicales a través de un modelo gratuito, en el que se intercala la publicidad, después de la escucha de un número de canciones. Se trata del modelo gratuito, a cambio de la escucha de esos anuncios. No hay descarga sino audición en formato streaming, y en principio solo podemos utilizarlo en un ordenador.

2. El modelo Premium con un coste de €9,95 al mes. Sin publicidad y con la posibilidad de escucha en streaming tanto en formato desktop o sobremesa y formato móvil, con la ventaja en este ultimo de poder escuchar en descarga indirecta sin necesidad de conexión online.

3. El tercer modelo llamado “Unlimited” funciona de igual forma que el modelo premium, con la dos diferencias, una el precio y otra que sólo escucharás contenidos ilimitados en tu ordenador, nunca en dispositivos móviles. No existiendo cuñas publicitarias, que pueden ser no deseadas para determinado target.

Spotify que nació en 2006, lo hizo, en un principio, como un sistema de consumo de contenidos en formato streaming, y, con el paso del tiempo ha desarrollado fórmulas de pago, no sólo a través de suscripciones, sino también de descarga de contenidos con modelos de micropagos, similares a los que tienen otros soportes, como el mencionado de iTunes de Apple. Si en Spotify deseas descargarte la canción que escuchas, puedes hacerlo sin ningún problema.

Desde este blog os animamos a solicitar una invitación para probar la versión gratuita. Ponemos a disposición de nuestros lectores diez invitaciones a Spotify Free. Sólo os pedimos hacer un comentario en este post sobre los modelos de descargas de contenidos.

Al principio de esta entrada hablábamos de tres modelos de negocio, y no queremos dejar pasar por alto, el tercero, pues aunque está en fase de pruebas, promete ser el bombazo de finales de 2010 y la primera mitad del 2011: se trata del modelo de suscripción a la lectura de iBooks, que está desarrollando 24symbols desde hace unos meses.

24symbols como solución para leer y compartir libros digitales en cualquier dispositivo de lectura, con conexión a Internet, sea móvil, iPad, smartphone, promete revolucionar el modelo de lectura en el reciente mercado de los ebooks, que entró en catarsis con la aparición del iPad de Apple, durante este año 2010. Con tres modelos de suscripción, free, premium y ecommerce, seguro no tardará en convertirse en el favorito de muchos lectores, que han descubierto sobre las ventajas de los ebooks.

Todos estos modelos de descargas de contenidos se han convertido en soporte para los diferentes anunciantes. Son soportes que targetizan al usuario cuando realiza la suscripción al formato deseado, y ello facilita mucho las cosas a los anunciantes. Son modelos de negocio que se sufragan con las suscripciones de pago, las conocidas como premium, pero sobretodo lo hacen a través de modelos publicitarios digitales, dirigidos a un sector muy concreto, con unos gustos definidos, de una ciudad o de otra, y que responden al formato de consumidor de contenidos digitales.

No dispongo de datos de número de usuarios en iTunes España, pero en Spotify somos cerca de tres millones de usuarios, que disfrutamos desde hace 20 meses de los contenidos musicales de cientos y cientos de artistas. Muchos de los cuales ya no optan por el único modelo de grabación de un CD, sino que se han embarcado en la producción digital de su obra, dejando el modelo de pago para los conciertos que ofrecen a lo largo y ancho de nuestra geografía, y del ancho planeta.

1 Comment
  • Laura
    Posted at 18:00h, 20 noviembre Responder

    Hola,

    Sinceramente creo que este es el futuro del consumo de contenidos online. Para la música, esto ya es un hecho. Este modelo promueve el consumo de música (encima, de cara al usuario es gratuita, ya que los anuncios son nimios y aguantamos mucho más en otro tipo de situaciones), con lo que la gente sigue oyendo a sus artistas, sin dejar a los artistas sin dinero (por culpa del pirateo). Creo que el modelo del Spotify es el modelo a seguir, y ya hay varios que lo siguen (p.e. Grooveshark). Además, en cuestiones de marketing es muy útil, ya que en Spotify saben muchos parámetros del usuario que ya querrían saber algunas empresas cuando ponen sus cuñas de radio…

    En el tema de los libros, tengo mucho interés sobre el modelo de 24symbols. Aunque tiene la misma esencia, en la práctica son conceptos diferentes.No es lo mismo la publicidad escrita que la radiada, ya que en la radio puedes bajar el volumen por ejemplo, pero en un libro? Sin embargo, creo que tienen un gran hándicap, la poca costumbre de la sociedad de leer libros en formato electrónico, como se ve en las ventas de e-books. De todas maneras, confío en que triunfarán ya que la idea de negocio en sí es viable. Yo voy a ser de las primeras en registrarme, ya que creo que este modelo puede cambiar la manera de entretenerse en internet.

    Un saludo.

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies